sábado, 14 de mayo de 2016

Demostración de la identidad indoamericana

Los indios Hopi  viven principalmente en Arizona.

Ellos dicen provenir de Kaskara, gran continente que estaba en el océano Pacífico.

Las Culturas Indoamericanas son Lemurianas

Lo extraordinario y destacable es que las Culturas Aborígenes Indoamericanas provienen de Lemuria, su bandera es el Arco Iris, que fundamentalmente indica la interpenetrabilidad del mundo espiritual y el mundo humano, del pasado en el presente, de lo invisible en lo visible.



http://circulomemoriaancestral.blogspot.com.ar/2010/10/rueda-del-arco-iris-la-profecia.html

Todos los aspectos del entorno de los están afectados por el poder de los Espíritus.
La tierra toda es un templo; es una especie de teofanía. La tierra contiene la esencia de los Dioses y de los antepasados, y es el producto del trabajo de los Dioses, de los antepasados y de todos nosotros.
Toda la tierra es un templo, y los grandes paisajes poseen estatus sagrado especial.
Los individuos y los grupos son depositarios del patrimonio genético, por estar en comunión mística, a través de los lugares sagrados, con los Dioses y los Espíritus.
La vida misma es una experiencia religiosa.
Las personas están íntimamente conectadas con todo su ambiente, que está impregnado de lo sobrenatural, de lo que trasciende el tiempo y el espacio inmediatos.
La conciencia individual proviene de larga data.

Lo cotidiano no es lo verdadero. La conciencia es el resultado del proceso total del Universo.

miércoles, 2 de marzo de 2016

Lemuria en Australia

Se considera a Lemuria como la 3° Raza Raíz. Se dice que existió hace 1.000.000 de años. Estaba habitada por gigantes que mantenía dinosaurios como animales de compañía
Blavatsky ve a su Lemuria como cubriendo una vasta área.  En sus propias palabras, se extendía desde, ... el pie de los Himalayas, que la separaba del mar interior rodando sus olas sobre lo que hoy es el Tíbet, Mongolia, y el gran desierto de Schamo (Gobi); de Chittagong, hacia el oeste a Hardwar, y hacia el este a Assam.
Desde allí, se extendía del Sur a través de lo que conocemos como el sur de la India, Ceilán y Sumatra; luego abarcando en su camino, a medida que avanzamos hacia el Sur, a Madagascar a su mano derecha, y Australia y Tasmania a su izquierda, corriendo dentro de unos pocos grados del Círculo Polar Antártico. Desde Australia, una región interior en el continente madre en esas edades, se extendía mucho por el Océano Pacífico... 

Blavatsky también describe los supervivientes de la destrucción catastrófica de Lemuria escapando para convertirse en los ancestros de algunas de las tribus aborígenes de Australia.
El tiempo del sueño australiano es Lemuria.

sábado, 20 de febrero de 2016

Lemuria en Sumatra

Kumari Kandam, Kumarikhandam o Kumari Nadu[1] (en tamil: குமரிக்கண்டம், Kumarikkaṇṭam) nombres dados a una gran isla o continente legendario, sumergido, supuestamente, al sur de Kanyakumari, en la extremidad meridional de la India. Kumari Kandam ha sido modernamente asimilada a la también mítica Lemuria. En cualquier caso la leyenda supone que está hundida bajo el océano Índico.
Según las tradiciones tamiles, los drávidas procederían de Kumarikhandam, una isla sumergida hace milenios al sur de la India. Las epopeyas como el Shilappadikaram y el Manimekhalai describen a la ciudad sumergida de Puhar. De acuerdo con la leyenda existían dos ríos principales en Kumari Kandam: el Pagliyaru y el Kumari, y también se encontraban montañas. El primer "Sangam" de los tamiles, Idai Sangam, se considera situado en Kumari Kandam.
Platón hizo referencia a las comodidades características de la región de Sumatra tales como las frutas de coco, banana, también a maderas preciosas, especias, perfumes, gemas, minerales y metales. También menciona que el equivalente de la diosa Pallas Athena es un alias de la diosa local conocida como Kanya Kumari ("la princesa virgen"), patrona de la región con el mismo nombre. Ésta diosa es asociada con el continente que los drávidas ubican en el comienzo de los tiempos, Kumari Kandam.[2]

domingo, 24 de junio de 2012

Cambios climáticos durante los últimos 680.000 años

Período glaciar 680.000 – 620.000 = 60.000 años
Interglaciar 620.000 – 455.000 = 165.000 años
Glaciar 455.000 – 380/300.000 = 155.000 años
Interglaciar 380/300.000 – 200.000 = 100.000/180.000 años
Glaciar 200.000 – 130.000 = 70.000 años
Interglaciar 130.000 – 110.000 = 20.000 años
Glaciar 110.000 – 20.000 años = 90.000 años
Interglaciar 20.000 - presente

Siempre teniendo presente que durante los períodos glaciares hay épocas cálidas y en los interglaciares suele haber relativamente breves eras de hielo.

Y entre cada cambio de temperaturas hay catástrofes, como ascensos del nivel del mar, sequías prolongadas, huracanes y tsunamis, lo que destruye todas las poblaciones costeras.

Si esto cambios climáticos están sujetos a las variaciones solares, entonces también habrá terremotos y erupciones volcánicas.

sábado, 26 de mayo de 2012

De las Islas Marquesas a la Isla de Pascua

Hotu Manua La leyenda de la isla de Pascua cuenta la historia de Hotu Matua, mítico rey que arribó con un séquito de casi 17 personas que escaparon para salvar sus vidas.
El lugar de procedencia era Hiva; Nuka Hiva se encuentra en el archipiélago de las Marquesas, en la Polinesia Francesa. Está situadas entre 700 y 1.000 kilómetros al Sur del Ecuador y a unos 1.800 kilómetros al Noreste de Tahití. Además de enseres y barco, Hotu Matua trajo consigo miles de tablillas rongo rongo.
Las islas Marquesas fueron un importante centro de la civilización de la Polinesia Oriental. Debido a la orografía de las islas, cada valle constituía una unidad tribal con su propio sistema social dirigido por las genealogías de los cabecillas y de los sacerdotes. El aislamiento de los valles provocaba interminables guerras tribales marcando el carácter guerrero de los marquesanos. Practicaban el canibalismo ritual con los enemigos prisioneros. Las épocas de hambre eran frecuentes después de períodos de sequía, pero también eran provocadas por las prácticas vengativas en las guerras donde se destruían los cocoteros y los árboles del pan en los valles enemigos. Aunque la práctica de tatuarse es común en toda la Polinesia, en las Marquesas llegó a un alto grado de sofisticación. Los hombres se tatuaban totalmente de la cabeza a los pies, adquiriendo un color azulado y feroz.

La fosa de las Marianas